El valor hace la diferencia. Carlos Navas

El valor hace la diferencia

El valor hace la diferencia

Winston Churchill dijo: “Cobremos ánimo para enfrentar nuestra responsabilidad y resistir, y si el imperio británico dura mil años, los hombres puedan decir: esa fue su hora de gloria”. Lo dijo mientras eran atormentados día y noche por la Luftwafe, la fuerza aérea Nazi durante la segunda guerra mundial.

Tu entre la super población mundial, que difícil es pensar en la importancia y relevancia de una sola persona. ¿Quién notará tu generosidad al indigente de la esquina? ¿La cortesía al conducir?… ¿Mantenerte firme a tus convicciones en medio de la presión?… ni lo pienses si quiera, algunas cosas son lo suficientemente importantes para que demos la cara aún si estamos solos, no desestimes la importancia que tiene una sola persona. Has sido llamado a un tiempo, para este tiempo, para esta hora, y mi querido líder debes RESPONDER. Sí, responde como se espera, como conviene, cón lo correcto. Haz tu parte, eso es fundamental, si todos los hacemos llegremos a un lugar. Nunca menosprecies el valor de tus acciones, haz lo correcto, hazlo siempre, se valiente y alcanza tus planes, cumple tu destino, para esta hora fuíste llamado.

Churchill dijo: “Debemos estar unidos, debemos ser intrépidos, debemos ser indoblegables”. La reina Ester lo dijo así: “…Y si perezco, que perezca” (Ester 4:16 NVI)… El valor hace la diferencia. X-actitud.

Día martes – mucha enseñanza.

¿Qué sucedió este día?

Citas: Mt. 21:18; Mc. 11:20- 14:2; Lc.20:1 – 22:2.

Al registrar los eventos de este día las características que comparten en común los escritores sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas) es su énfasis en la enseñanza. Incluye una abundancia de parábolas, como también el registro mas extenso de la enseñanza de Cristo respecto de los eventos futuros.

Este día comienza con controversia, los principales sacerdotes, los maestros de la ley y los ancianos desafían la autoridad de Cristo. Jesús enfrentando su desafío los involucra en el proceso de la parábola de los labradores malvados. También comenta respecto de pagar impuestos a Cesar y responde a la pregunta sobre el matrimonio en la resurrección. Luego les confunde con la pregunta: “¿De quien es hijo el Cristo?”. Finalmente, cuando termina la mañana, Mateo en su relato extenso (23:1-39) refiere que Jesús condena la hipocresía de ellos.

Tanto Marcos como Lucas advierten que antes de que El se vaya del templo, se sienta frente a la tesorería y observa a la gente que trae sus ofrendas y registran sus comentarios en relación con la ofrenda de la viuda.

En la tarde, Cristo va al Monte de los Olivos en donde pronuncia su bien conocido discurso del Monte de los Olivos sobre los acontecimientos futuros, los tres escritores sinópticos lo mencionan muy extenso. La relevancia de este tema podemos apreciarla por el enorme espacio que los escritores dedican a lo que él dijo (Mt. 24:1- 25:46; Mc. 13:1-37; Lc. 21:5-36).

Posterior a este discurso Cristo y sus discípulos regresan a Betania para pasar la noche. Ahora quedan solo dos días para la Pascua y la fiesta de los panes sin levadura. Por tanto, los principales sacerdotes y los ancianos de los judíos se reúnen para tramar su arresto y muerte.

Para nosotros hoy.

Este fue un día de enseñanza y conflicto, Jesús incluyó en su menú un fuerte plato de instrucción acerca de los eventos futuros. Ahora como nunca, tengamos en nuestra mente y corazón esas enseñanzas, en medio de las crisis y problemas, así como en el disfrute de la victoria, no perdamos la perspectiva y la proyección, El viene pronto, nuestra redención está cerca, no perdamos la esperanza y fortalezcamos la fe con la promesa de que Él vendrá por nosotros, tal vez mas pronto de lo que pensamos. Mantengámonos alerta y con mucha atención, mucha atención a las señales que son muchas.

Día lunes – Limpieza en el templo.

¿Qué pasó este día?

Citas de este día: Mt.21:2-17; Mc.11:12-19; Lc. 19:45-48.

Cristo hizo dos cosas en este día que señalaron su autoridad como el Hijo de Dios. Primero, maldijo a la higuera, y luego echó a los mercaderes del templo.

Solamente Mateo y Marcos registran la maldición de la higuera, pero Lucas y los dos antes mencionados narran el episodio con los cambistas de dinero. Cabe destacar que esta es la segunda ocasión que Cristo ha tenido que tratar con los cambistas en el templo. Según Jn. 2:15 el tuvo un encuentro similar en el comienzo de su ministerio.

En el contexto de este día Mateo añade que Jesús sanó al ciego y al cojo que vinieron a El en el templo (Mt 21:14). Marcos dice adicionalmente, que Jesús maravilló a las multitudes con su enseñanza (11:17-18) y Lucas dice que Cristo se ocupó en enseñar todos los días (19:47). Finalmente Marcos y Lucas hacen observaciones significativas respecto de la oposición que genera Cristo por sus actividades. Marcos observa que los principales sacerdotes y maestros de la ley comenzaron a buscar maneras de matarle porque tenían temor de su poder sobre la gente (11:18). Lucas indica que los líderes judíos estaban encontrando que era difícil matar a Cristo por causa de la aceptación que tenia entre el pueblo (19:47-48).

Para nuestras vidas.

El episodio de Cristo volcando las mesas en el templo me sorprende. ¿Qué puede enojar tanto a Jesús? Enojarlo de tal manera que asuma esa posición tan agresiva y con acciones tan violentas (usando con precaución esas palabras).

El celo por la casa lo hizo. El asunto tiene que ver con actitudes, con motivaciones, la casa es un lugar de comunión, esa gente no estaba allí para tener comunión, sino para sacar beneficios propios. Jesús afirmó que la casa de su Padre es casa de oración, la prioridad de Dios es comunión.

Entonces, ¿Cuál es tu actitud en la casa de Dios? ¿Cuál es tu motivación? La próxima vez que vayas a tu reunión en la iglesia tu prioridad debe ser estar con Jesús en tiempos profundos de adoración, oración y su Palabra. Cuidémonos de aquellas actitudes que podrían provocar que Jesús tome las mesas en sus manos otra vez.

Caminos de muerte por Héctor Santos.

Mi amigo Héctor Santos escribió esto para el blog, está buenísimo.

Caminos de muerte

“Así que vivimos de cara a la muerte, pero esto ha dado como resultado vida eterna para ustedes” 2 Corintios 4: 12

El más grande héroe filipino de la segunda guerra mundial fue un civil llamado José Abat Santos, Su historia es interesante, él fue educado en los Estados Unidos donde recibió gran influencia cristiana. Después de sus estudios en la Universidad de Harvard, volvió a su país, donde lo  colocaron en uno de los puestos más elevados de la magistratura.  Durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los japoneses tomaron Corregidor, una isla Filipina, apresaron a Santos, dándole oportunidad de escoger: Cooperar con los nipones renunciando a los principios cristianos o  enfrentarse a la muerte. Santos no vaciló: escogió la muerte. Antes de morir dijo a su hijo que lloraba: “No llores, hijo mío, es un privilegio que hoy es concedido a pocos hombres, morir por una causa como está”.

Santos tuvo en sus manos la capacidad de decidir entre un futuro de seguridad para su familia, o morir defendiendo los principios del cristianismo. Él tuvo que escoger entre un camino que le llevaría a alargar sus días, o un camino de  dolor físico, humillación y muerte. En esta Semana Santa también recordamos a un hombre que tuvo la capacidad de elegir entre transitar por un camino de vida o por un camino que le llevaría a la muerte. Por todos lados se habla del sufrimiento en la cruz de Jesús, de su muerte, sepultura y resurrección triunfal y lo más importante de su significado para nosotros: su muerte nos libró de la condenación eterna, recibiendo perdón por nuestros pecados y otorgándonos la salvación eterna. Aunque siendo sinceros corremos el peligro de que el hecho de recordar la muerte de Cristo por nosotros, se convierta en una simple semana de conmemoración, en la que tomamos un tiempo para ver películas acerca de su vida, escuchar uno que otro mensaje de la “Pasión” o apreciar las alfombras hechas de aserrín y sal, lo cual puede volver su muerte algo trivial, común o rutinario. Esto sucede cuando pensamos que su camino de muerte impacta nuestras vidas únicamente en algo que sucedió en nuestro pasado. El apóstol Pablo lo entendió de una forma diferente.

En 2 Corintios 4: 10-1, Pablo dice que mediante su sufrimiento en tiempos de persecución por predicar el evangelio, el seguía participando de la muerte de Jesús y que el hecho de vivir cada día de cara a la muerte daba como resultado vida eterna para otras personas. Es decir que para Pablo la muerte de Cristo no significaba únicamente algo que un día sucedió en su vida y que era digno de recordar una vez al año, o una bella historia de amor que le sacaba las lágrimas de vez en cuando. La muerte de Jesús era un estilo de vida a imitar, y un CAMINO DE MUERTE a elegir día con día. En el tiempo de Pablo esto significaba ser perseguido, pasar tiempos de hambre, ser apresado por largos días, insultado por un pueblo rebelde o incluso recibir azotes en su cuerpo, todo por la proclamación del evangelio. Así era la vida de Pablo, la muerte de Cristo moldeaba todo su ser, inyectaba una pasión por proclamar el mensaje, estaba dispuesto a sufrir e incluso entregar su vida por encima de cualquier circunstancia. Recordar la muerte de Cristo era traducido en proclamaciones de mensajes llenos de valentía, de determinación y de firmeza en tiempos siniestros.

Ser rechazado por tus compañeros en la Universidad por no asistir a sus fiestas, sentirse como el extraño o religioso de la familia al sacrificar tus domingos de descanso o de películas por asistir a la iglesia, o incluso ser despedido de tu trabajo por no ceder a actitudes que comprometan tu fe, no son situaciones tan trágicas como los sufrimientos de Pablo, pero para Dios tienen el mismo significado. La Palabra nos manda a elegir CAMINOS DE MUERTE cada día con el fin de llevar el mensaje de la muerte de Jesús a quienes no lo conocen. Los ejemplos del filipino Santos, Jesús y de Pablo no nos dejan otra opción a elegir. Espero que esta Semana Santa más que un buen tiempo para recordar, sea un tiempo para afectar nuestra forma de vivir, decídete a transitar cada día por caminos de sufrimiento como lo hizo Jesús. El mensaje de su muerte merece esa forma de vivir.  

Día Viernes. Murió.

¿Qué sucedió?

La Crucifixión.

Citas: Mt. 27:32-56; Mc. 15:21-41; Lc. 23:26-49.

Cuando revisamos el proceso del arresto, juicio y crucifixión de Jesús, vemos que todo se cumplió en un tiempo relativamente corto. Fue apresado alrededor de la medianoche, y a la 9 de la mañana fue crucificado. En comparación con los acontecimientos de toda una vida, el lapso de ese período crítico fue verdaderamente muy corto.

Se estima que el camino hacia el Gólgota, el Lugar de la Calavera, era de alrededor de un kilómetro desde el pretorio. Por razones no establecidas en los Evangelios, un cierto hombre llamado Simón de Cirene fue obligado a llevar la cruz sobre la cual Cristo fue crucificado. Mucha gente cree que Cristo estaba demasiado débil después de haber sido azotado como para llevar su cruz por toda esa distancia. Otros dos hombres caminaban para ser crucificados con él. Aun cuando se les acusaba de “ladrones”, la palabra de la cual se traduce este término se refería también a rebeldes políticos. Según la costumbre, alguien portaba una acusación escrita delante de cada criminal que iba en camino a ser ejecutado, ella establecía la ofensa por la cual estaba condenado. De este modo, los dos eran “acusados” de ladrones o “revolucionarios políticos”, y Jesús aparecía acusado de “Rey de los judíos”.

Pasaron alrededor de 6 horas entre la crucifixión y la muerte de Jesús. Los escritores evangélicos han dividido este segmento de tiempo en dos períodos. El primer período se extendía desde la hora tercera hasta la hora sexta (9 am a 12 del mediodía), durante la cual los soldados echaron suertes por la vestimenta de Cristo. Luego, el segundo periodo, vinieron tinieblas sobre toda la tierra desde la hora sexta hasta la hora novena (12 md – 3 pm), al fin del cual Cristo murió.

Durante esas seis horas aproximadas Cristo estuvo colgado de la cruz, Él expresó “siete dichos” que han llegado a ser bien conocidos de los cristianos a través de los años. Los presento con sus escrituras según la Nueva Versión Internacional (NVI):

  1. “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” (Lc.23:34).
  2. “Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lc. 23:43).
  3. “Mujer, ahí tienes a tu hijo… ahí tienes a tu madre” (Jn. 19:25-27).
  4. “Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has desamparado?” (Mt. 27:46; Mc. 15:34).
  5. “Tengo sed” (Jn. 19:28).
  6. “Todo está consumado” (Jn. 19:30).
  7. “Padre, en tus manos entrego mi espíritu” (Lc.23:46).

Cuando hubo dicho estas últimas palabras, Cristo murió,  conjuntamente con su muerte ocurrieron al menos tres fenómenos:

Primero, el velo del templo se rasgó en dos de arriba hacia abajo. (Mt. 27:51).

Segundo, Mateo dice que “la tierra tembló y las rocas se partieron” (Mt. 27:51).

Tercero, conectado con Mateo en el evento anterior, las tumbas de algunos que creyeron en Cristo pero que habían muerto antes que él se abrieron y los cuerpos de ellos fueron resucitados. Además, Mateo dice también que después de la resurrección de Cristo estos creyentes resucitados aparecieron a muchos en Jerusalén.(Mt. 27:52-53).

Para nosotros hoy

Qué decir de la cruz, la cruel cruz que Jesús enfrentó por nosotros. Para nosotros hoy representa redención y vida eterna, el pagó por nuestras faltas, cargó nuestras enfermedades, nos libró de la perdición eterna. Que esto nos anime a dar lo mejor de nosotros, que el sacrificio valga la pena. En agradecimiento por un favor, nos esforzamos en ser mejores personas con aquel  que nos ayudó en un momento de apremio, ¿qué absurdo se vuelve el argumento de una gracia barata cuando hablamos de esforzarnos por el sacrificio de la cruz? Que nunca tal concepto de la gracia nos confunda y nos meta en la dimensión de un cristianismo barato y sin compromiso. Esforcémonos cada día por ser mejores personas, padres, hijos(as), profesionales, que muestren el carácter de aquel que nos libró, eso será la muestra del más profundo agradecimiento y valor que le damos a cada segundo de aquellas 6 horas en las que Jesús estuvo colgado un viernes como hoy.

Ahora me atrevo a dar paso a la escena de la siguiente  manera…

“… el infierno ardía, nubes enteras de demonios se movían por todo Jerusalén, casi los puedo oír gritar, chillar, jadear de odio, satisfacción, enardeciendo al mismo sumo sacerdote, a Pilatos, a la cruel turba que siempre recibió de Jesús lo mejor. Satanás, se acercó a la cruz, su aliento repugnante se mezclaba con el hedor de la maldad del lugar…. Los soldados rifaban sus ropas, unas mujeres lloraban, sus amigos escondidos en algún lugar de Jerusalén desesperados perdían el propósito de 3 años y un poco más, peor aún, preguntaban qué sería de ellos ahora, Pedro lloraba amargamente… La mujer de Pilatos confundida caminaba en lo pasillos del palacio preguntándose acerca de ese extraño sueño… la escena era terrible, catastrófica, pérdida total… su cuerpo sangraba, su voz apagada, la respiración agónica, es evidente que el final está cerca. Satanás se acercó a un centímetro, tal vez un poco más cerca, escupió su rostro, maldijo… y con su mirada fija le dijo: ‘estás terminado’…algo mas  sollozó a su oído…. Y Jesús habló: ‘Padre, en tus manos entrego mi espíritu’… y expiró…. Los demonios soltaron carcajadas… Nubes de demonios volaron en un segundo hasta la cumbre del Gólgota… parecía increíble, era la escena de sus vidas, después de todo se pudo vencer al Hijo de Dios… uno de ellos regresaba de una misión especial, se presentó ante su amo (Satanás), y le dijo: – ‘está hecho, el traidor cuelga de un árbol’… enloquecidos una jauría de demonios rodeó la cruz de Jesús gritando, maldiciendo, humillando… Jesús expiró…  De pronto, a penas unos segundos habían pasado…. Y todo quedó en silencio, la algarabía, los gritos, la degeneración, todo se paralizó con un solo chasquido de los dedos de Satanás… silencio, en un abrir y cerrar de ojos todo se detuvo , un de repente… la piel se puso de gallina en los brazos de los demonios, Satanás comenzó a temblar, conocía esa fuerza, esa furia, conocía ese poder… algo no estaba saliendo bien, algo se salía de control, algo no estaba en el guión… Satanás comenzó a moverse perplejo y confundido, ‘¿qué es eso… lo escuchan… qué es eso?’… de lo profundo de la tierra un rugir se comenzó a escuchar, ahora Pilatos lo siente también, su esposa está aferrada a una columna del palacio, algo está pasando…. La tierra comienza a estremecerse, la tierra gime y gime…. Un terremoto sacudió a Jerusalén, las tinieblas nunca habían sido tan densas en realidad, la tierra ahora se mueve con toda su furia, los demonios salen despavoridos como moscas…. La tierra tiembla, los sepulcros se abren… Satanás vuelva y vuela, en menos de un segundo llega hasta el rostro de Jesús, quiere verificar: ‘Estás muerto…. Muerto… no respiras… qué haces – le grita- … estás muerto…’ finalmente confundido grita de odio… hay frustración en su rostro y en su voz, peor aún, algo está pasando en el cuartel general del infierno, lo están bombardeando,  él lo sabe… algo no está caminando en el plan…. Su mente voló hasta la escena en el Edén y las palabras resonaron, la derrota se vislumbra… algo está saliendo mal… finalmente vuela y vuela y vuela a velocidades inimaginables, a su paso destruye y se pierde en el horizonte…. El terremoto pasa, unos lloran, otros tiemblan, algunos gimen, los discípulos no entienden… María llora… … … … un sacerdote tiembla postrado frente al Lugar Santísimo, su rostro está en tierra, apenas puede sostener sus manos temblorosas, llora… algo profundo cruzó su corazón… algo diferente, quebrantador y liberador a la vez, arrepentimiento, por primera vez arrepentimiento, por primera vez amor, por primera vez perdón, está en el suelo justo frente al velo… se rasgó… y la gracia lo alcanzó… 6 horas de un viernes, el infierno celebraba el final, pero apenas todo estaba comenzando”.

Día Jueves – Reinan las Tinieblas

¿Qué sucedió?

Este es el día en que comienza en verdad la pasión de Cristo. Antes de terminar este día, Cristo habrá tenido la última cena con sus discípulos, habrá orado en el huerto de Getsemaní, sufrirá traición, arresto y habrá comenzado su juicio. Debemos mencionar que los escritores sinópticos (Mateo, Marcos, Lucas) dan pocos detalles de las actividades de Cristo previas a los incidentes que llenan el atardecer.

Lucas es el que comenta más extensamente la última cena. Incluye cosas que los otros escritores omiten. Por ejemplo, durante la comida se levanta una disputa entre los discípulos respecto de cuál de ellos es el mayor (22:24). Esta disputa y la respuesta de Cristo, hacen que la  atención se centre en el tema del servicio. Los tres incluyen la predicción de Cristo de que uno de los doce le entregaría, y todos registran  la ordenanza instituida por Cristo que habrá de llegar a ser un parte permanente de la adoración de la iglesia. Solamente Juan menciona el episodio cuando Jesús lava los pies de sus discípulos, detalle realmente curioso (Jn. 13:4-5).

Después de la cena de pascua, Cristo y sus discípulos abandonan el aposento alto y van al monte de los Olivos. Allí El anuncia la negación de Pedro. Luego ellos van a Getsemaní en donde Cristo ora fervientemente por algún tiempo hasta su arresto. La hora ya es avanzada y las fuerzas de las tinieblas se están moviendo para prenderle. Fortalecido por su comunión con el Padre, nuestro Señor se prepara para hacer el sacrifico final.

Para nosotros hoy.

Este día está lleno de enseñanza para nosotros, sin embargo quiero recalcar tres aspectos:

  • Servicio. ¿Quién podría dudar de nuestro maestro y modelo Jesús? Este día cae en manos de sus enemigos por amor a la humanidad, a ti y a mí. Su entrega fue completa, Él vino a servir. Durante la cena se genera este conflicto, Jesús teniendo en perspectiva las horas que venían simplemente no podía tolerar semejante discusión acerca de quién sería el mayor. Según lo reporta Juan, lavó sus pies, Él siendo todo nos enseña a servir. Esto nos cuesta demasiado, es hora de comenzar a practicarlo, no mas palabras, entremos en acción.
  • Pedro…Pedro…Pedro… nuestro buen amigo Pedro una vez más sale a la luz, le garantiza a Jesús sus convicciones de no dejarlo e ir hasta la muerte por Él, si él hubiera tenido una idea de lo que significaba para Jesús esas palabras quizá jamás las hubiera dicho. La muerte que Jesús enfrentaría sería cruel y liderada por el infierno mismo. Jesús le garantizó a Pedro algo muy distinto de lo que aquel hombre prometía y obviamente Jesús tenía la razón, Pedro no moriría por Jesús, él lo negaría. Afirmemos nuestras convicciones, seamos prudentes con nuestras declaraciones, contemplemos su poder para mantenernos firmes, hay muy poco (por no decir nada) en nosotros que pueda ayudarnos en la hora más difícil para no correr lejos de Jesús, es mejor sentarnos a la mesa con él y dejarnos ministrar, Él sabrá llevarnos y pastorearnos en el momento más cruel.
  • Reinan las tinieblas. En Getsemaní comenzó la confrontación final, poder contra poder, la santidad contra el pecado, Satanás y Jesús, Judas y Jesús. Las tinieblas tomaron posesión del guión, aseguraron sus puestos en el drama de Jerusalén y utilizaron todas sus artimañas, poder y odio contra el Hijo de Dios. la turba llegó a Getsemaní y Jesús habló:

             “…¿Acaso soy un bandido, para que vengan contra mí con espadas y palos? Todos los días estaba con ustedes en el templo, y no se atrevieron a ponerme las manos encima. PERO YA HA LLEGADO LA HORA DE USTEDES, CUANDO REINAN LAS TINIEBLAS”. Lc.22:52-53. NVI.

¿Qué sucede cuando reinan las tinieblas?… traición, mentira, temor desbordado, calumnia, odio, perversión, religiosidad, muerte. Todo esto sucedía en Jerusalén aquella noche de jueves, la atmósfera estaba llena de la maldad del infierno, eso pasa cuando reinan las tinieblas. Jamás permitamos que las tinieblas reinen en nuestras casas, trabajos, matrimonios, hijos(as), naciones, serán desastrosos sus resultados.

Día Miércoles. La traición se acerca

¿Qué sucedió?

Citas claves: Mt. 26:6-16; Mc. 14:3-11; Lc. 22:3-6.

Si aceptamos domingo como el día de la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén, el miércoles es esencialmente un día “silencioso” en términos de las actividades de Cristo. Aún cuando colocaremos dos acontecimientos el miércoles, ellos pudieron haber ocurrido en la tarde del martes. Veamos estos acontecimientos a la luz de las Escrituras.

Mt. 26:6-13 y Mc. 14:3-9 revelan que Cristo comió en casa de Simón el leproso. Nada más hemos oído de este Simón, es muy probable que haya sido uno de los leprosos a los cuales sanó Jesús. Aquí una mujer (cuyo nombre no dan los escritores sinópticos, pero que es identificada como María en Juan 12:3-8) unge a Cristo con un perfume de muy alto costo. Desafortunadamente, algunos de los presentes no comprenden el significado de esta acción, ni la devoción que la motivó, por tanto Cristo reprende la pequeñez de espíritu de ellos y elogia la acción.

Judas Iscariote quien finalmente traiciona a Cristo, hace su primer contacto con los principales sacerdotes durante este tiempo. Su propósito es hallar un momento conveniente para entregar a Cristo en manos de ellos. La conspiración en contra de Cristo se mueve ahora con rapidez en circunstancias que el traidor espera un momeno en el cual pueda entregarlo en ausencia de las multitudes (Mt. 26:14-16; Mc. 14:10-11; Lc. 22:3-6).

Si estos acontecimientos acurrieron el miércoles, entonces son los únicos que se registran en este día. Sin embargo, si ocurrieron la tarde del martes después del largo día de enseñanza de Cristo, entonces el miércoles es un día “silencioso”. Tal vez Cristo usó este día para descansar y estar con sus discípulos y enseñarles privadamente.

Para nosotros hoy.

Consideremos dos cosas:

1. La adoración de alto precio de María. Aunque para algunos fue un desperdicio, para Jesús fue adoración de alto precio que él aceptó, agradeció y defendió. Nuestros esfuerzos por Dios puede que no tengan valor para familiares, amigos, novio, esposa, etc. Ir a la Iglesia, apartar tu diezmo, dar tus ofrendas, tu generosidad, tu buen testimonio, no te detengas, simplemente hazlo, siempre habrá un Judas esperando hacer su comentario irónico, despectivo y sofocante; pero Jesús estará listo para defenderte y aprobar tu adoración, te aseguro que habrá un galardón.

2. Pobre Judas. Qué triste!!!! haber escuchado los mejores sermones que se han predicado sobre esta tierra, ver milagros espectaculares, compartir con el Hijo de Dios, comer en la misma mesa con Él. El texto dice que Judas era uno de los 12, y terminó traicionando al Maestro. Amigo, que no se diga de nosotros: “Acaso no era él uno de los líderes”, “No era ella una de las que cantaba en el coro”, “No eran ellos parte de los jóvenes de la Iglesia” , mientras se asombran de la traición a tu fe y convicciones. Piénsalo, no basta estar con Él, es necesario vivir con Él en serio.

La Biblia está pasada de moda. Escrito por Carlos Navas

La Biblia es el libro de todas las generaciones

La Biblia es el libro de todas las generaciones

 “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras jamás pasarán”. Mat 24:35 NVI

“La Biblia está pasada de moda” dijo aquel artista en la TV. Lo siento, si  pensabas que la Biblia es un libro totalmente fuera de moda, debo advertirte que estás a punto de caer en la peor trampa de todos los tiempos. A través de la historia ha existido mucha gente tratando de ignorar, desvirtuar, anular o aniquilar la Biblia, simplemente no lo lograron, y nunca lo lograrán, La Biblia es el libro de todas las generaciones.

La vigencia de la Palabra de Dios es permanente y eterna, es un libro único, el más vendido y traducido de toda la historia, es un milagro literario escrito en un período de 1,600 años por más de 40 autores entre reyes, pescadores, poetas, sabios, pastores, guerreros, políticos, maestros, filósofos. En contextos diferentes como cárceles, desierto, palacios, en tiempos de guerra o paz, y todos guardaron la unidad y el centro del mensaje: La Salvación del hombre. Ese mensaje ha recorrido el globo a través del tiempo y no se detiene, de hecho cada vez corre más y más. La Biblia no pasa de moda.

Estás en un mundo lleno de  información, navegando entre millones de sitios, libros y pensamientos que pretenden presentarse como vanguardistas, contemporáneos, post modernos y mil figuras más. Quieren ser algún tipo de verdad y enseñarte que la Biblia está desfasada porque sus ideas parecen de otro mundo, tiempo o historia: “Estuvo bien para tu abuelito, tal vez tus padres, pero tú estás en otro tiempo y  otros temas, con ideas más allá de los principios de ese libro tan grande… cómo dices que se llama… oh claro la Biblia”. Olvídate de esto, la Biblia ha permanecido y será lo único que quedará cuando esas voces pasen.

Y entonces ¿por qué aferrarte al mensaje de la Biblia?…pues porque Dios te hablará a través de ella. ¿Qué cosas te dirá?… conocerás a Jesús, lo que Él hizo y dijo, cuánto te ama, aprenderás a ser perdonado de tus pecados, te fortalecerá para cada día de tu vida mientras te enseña acerca de la eternidad, la Biblia te dará propósito.

Amigo, tu ropa cambió hace unos días, la moda lo exigió; la música también;  tu cabello luce distinto al de hace un año, alguien dijo que así debía ser; pero si te das cuenta la Biblia sigue cambiando vidas y su mensaje es el mismo desde cientos de años hasta ahora, todo a tu alrededor cambia, su Palabra permanece. La necesidad de perdón, propósito, paz y eternidad no cambian, y solo Dios puede dar respuestas a esas necesidades, así que lo siento, la Biblia no cambiará. Puedes estar seguro de que la Biblia es la palabra de Dios, por lo tanto, siéntete libre de fundamentar tu estilo de vida en los principios que en ella encuentras.

Recuerda la Biblia no es otro gran libro, la Biblia es un libro único y jamás pasará.

“Secase la hierba, marchitase la flor; mas la Palabra del Dios  nuestro permanece para siempre”. Isaías 40.8 RV60.

Adaptado del Libro “El Desafío”, escrito por Carlos Navas.

Tu Desafío… NUNCA pares de leer la     Biblia.

No vivas sin el fuego. Carlos Navas.

Que el fuego arda en tu corazón.

Que el fuego arda en tu corazón.

Hace un par de días escuché a un predicador decir: 

“La razón por la que no tenemos un avivamiento, es porque estamos dispuestos a vivir sin tenerlo”.

Cuando lo escuché lo repetí varias veces, la misma frase una y otra vez. Cuántas veces hemos esperado al predicador “famoso”, visitar la iglesia “famosa”, esperar que ponga sus manos sobre mí el ministro “famoso”, viajar miles de kilómetros al país “famoso” con el siervo”famoso”, no perderme el seminario o el concierto con otro “famoso”, todo para sentir algo y al regresar a casa volvemos a la realidad de una vida estéril y un cristianismo aburrido.

Escuchamos de las historias, las grandes historias de avivamiento, nos sorprendemos y el corazón arde, el alma se estremece, cerramos el libro y volvemos a la normalidad de una vida espiritual fría, una iglesia con reuniones predecibles, un mensaje motivador pero no sustancial para sacarnos de la comodidad espiritual, salimos de la reunión y volvemos a una vida de indiferencia espiritual y hasta pecado, simplemente en modo de  “supervivencia”, todo vuelve a ritmo normal: “La razón por la que no tenemos un avivamiento, es porque estamos dispuestos a vivir sin tenerlo”.

Alguien se debe cansar de eso, alguien debe anhelarlo, alguien debe buscar algo sorprendente y profundo, alguien debe correr por lo sobrenatural, hacer que las cosas pasen, que las historias de ayer sean nuestra realidad hoy, alguien debe decidir vivir con el fuego, buscarlo sin tregua o morir en el intento, debemos hacerlo, podemos hacerlo, hay que anhelarlo. Dios no ha cambiado, está esperando al que se pondrá en la brecha para levantar al siguiente “avivador”, el próximo en la historia, el que recibirá la autoridad sobre las enfermedades y demonios, aquel que levantará la próxima cosecha, quizá al próximo “famoso” o las próximas “famosas”.

No estoy seguro si logro transmitir la profundidad de este asunto, pero quiero ir más allá, vamos a intentarlo, busquemos el fuego, búscalo, busca algo nuevo, un Despertar. Búscalo en la adoración profunda, la oración incesante y agonizante, en la fresca revelación de la Palabra, busca una nueva estación de avivamiento en tu entorno, en el mayor entorno posible, tiempos de avivamiento otra vez.

Un amigo pastor Chileno me dijo: “Lánzate… el Señor me envió a decirte eso… lánzate”, amigo le doy un reply para ti a eso: “LÁNZATE”, busca algo más, no vuelvas a una vida normal.

Me buscarán y me encontrarán, cuando me busquen de todo corazón. Jer 29:13

¿Por qué dejaste de aprender? Carlos Navas

Hace poco estuve indagando en la historia de Isaac Newton, nada menos que el genio de las matemáticas. A pesar de haber sido de joven un estudiante mediocre, su ingenio unificó el cielo y la tierra bajo las mismas leyes, logró unir las manzanas que caen con los planetas y las estrellas del cosmos. Ante la incapacidad de la matemática de su época de poder albergar sus teorías, hipótesis y procesos, dio a luz lo que llamó “El cálculo diferencial”, su inteligencia era excepcional.

Fue profundamente reflexivo y pensador, brillante y humilde, algunos aseveran que la única cualidad de la que se pudo jactar en su vida fue de su disposición por aprender. Los que influencian la historia de la humanidad siempre estuvieron dispuestos a aprender algo más.

Amigo líder ¿Por qué dejaste de aprender?… nunca te detengas, jamás pares de crecer, nunca pienses que no hay nada más que saber. Con mi esposa nos dispusimos para recibir algunas clases para aprender otro idioma, ambos en salones y maestros diferentes, al finalizar la primera clase nos reunimos y me dijo “Tengo una excelente maestra”… yo no podía decir lo mismo, sin embargo, te aseguro que cada día aprendía algo mas y seguía creciendo. El principio es simple, los líderes debemos reconocer que: necesitamos aprender, que hay algo nuevo que aprender y debemos ser diligentes para aprender.

Te lo resumo: aprende, capacítate, sigue creciendo o perderás tu nivel de influencia, esta generación solo será liderada por líderes estratégicos y espirituales, líderes sobresalientes.

De Isaac Newton aprendí algunas cosas valiosas:

Reflexión.

Dedicación.

Pasión.

Enfoque.

Disposición para aprender.

 

“Come, hijo mío, la dulce miel del panal; prueba lo deliciosa que está.

Así de dulces te parecerán la sabiduría y el conocimiento;

si los encuentras, tendrás un buen fin y tu esperanza jamás será destruida”. Pro 24:13-14 Versión Dios Habla Hoy.