Oraciones Audaces.


Hice una pequeña investigación acerca de qué pasaría si la tierra dejara de girar sobre su propio eje, lo que conocemos como movimiento de rotación de la tierra. La mejor manera de describir el resultado de eso es: caos; y la consecuencia sería la imposibilidad de vida en la tierra, sin embargo eso sucedió. Así de alocado y surrealista como suena, el intrépido conquistador de la Biblia Josué en medio de una batalla sin precedentes hizo una oración que nos deja con la boca abierta:

“… Josué le dijo al Señor en presencia de todo el pueblo: ‘Sol, deténte en Gabaón, luna, párate sobre Ayalón.’

El sol se detuvo y la luna se paró, hasta que Israel se vengó de sus adversarios… en efecto, el sol se detuvo en el cenit y no se movió de allí por casi un día entero”. Josué 10.12-13.

La versión corta de la historia es esta. Josué está peleando contra 5 ejércitos, la batalla va muy bien pero el día se está terminando, el conquistador necesita luz del día para terminar el asunto y evitar que los ejércitos enemigos se replieguen y se fortalezcan. El tiempo ha pasado y la luz del día se acaba, entonces Josué hace una oración irracional e ilógica, una petición sin sentido: que se detenga el día. Esas se llaman “Oraciones Audaces”.

En el momento de la batalla tenemos a Dios y la oración. En medio de la furia de la tempestad y las pruebas tienes en tu mano la poderosa arma de la oración, úsala con audacia. Las oraciones audaces salen de los labios de los que son audaces con la oración. Es decir, lo primero que debes saber es que la oración es una base fundamental de tu vida de fe, ora en todo tiempo, consulta a Dios siempre, mantente conectado, ora sin cesar. La dependencia de Dios se hace evidente en tus consultas continuas y tiempos de diálogo orando.

Luego se audaz como Josué, presenta tu clamor con altas expectativas delante del Trono, recuerda que el que te escucha es un Dios Omnipotente que te ama. La oración de Josué podía causar un desastre cósmico. Tu sabes que el sol y la luna no se mueven, Josué no tenía esa información. Nosotros sabemos que para que sucediera lo que Josué quería se debía detener el movimiento de rotación de la Tierra… pues parece que se detuvo… y no hubo caos, ¿por qué?… porque Dios es sobrenatural, Él hará los ajustes que sean necesarios, cambiará el rumbo natural de las cosas para que tengas victoria. ¿Cuál es el rumbo de esa deuda, de ese diagnóstico, de la empresa, del matrimonio, de la economía, etc.?… el Señor alterará el rumbo de las cosas, ajustará las leyes naturales para que se alineen a favor de tu batalla.

Ve a la oración, se audaz, ten fe, fortalécete con su Palabra, acércate confiado al Trono de la gracia, allí está tu respuesta.

“Jamás, ni antes ni después, hubo un día como ese, cuando el SEÑOR contestó semejante oración. ¡Sin duda, ese día el SEÑOR peleó por Israel!” Josué 10.14 – NTV

2 comentarios sobre “Oraciones Audaces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s