Mientras oras se prepara una respuesta explosiva.

La oración es acción, mientras oras el Espíritu Santo se mueve.