Espera un poco más.

Photo by Serkan Gu00f6ktay on Pexels.com

“Cuando no sepa que hacer, ¡espere!,  Dios nunca se llena de pánico y nunca está bajo presión” Roy Lessin.

¿Qué piensas de los “procesos”?, ¿Cómo te siente con la palabra “esperar”?…. No soy bueno para eso, me gusta aquí y ahora, lamentablemente, con Dios casi siempre se trata de esperar.

No es bueno apresurar a Dios, ya lo aprendimos ¿verdad?. Él tiene su propio horario y calendario. De repente, se nos vienen encima las decisiones con sus opciones en toda su variedad, las fáciles y las que necesitan una cuota extra de reflexión. Hay cosas que no se deciden en una mañana y otras que Dios no las contesta en una semana. Hay frutos que deben crecer, procesos que se deben desarrollar. Algunos rompecabezas necesitan tiempo para armarse, al final las piezas encajan, todo está en su lugar y la obra queda terminada. Algunos rumbos necesitan reconsideración, por eso no tienes paz, piénsalo, espera la paz, cuando estés listo… la tendrás.

John Stott escribió: “Probablemente se cometen más errores por la velocidad que por la pereza, por la impaciencia que por la dilación…”. Hay peligros que rodean a la impaciencia, así que mejor cambia la actitud y asume de una vez que con Dios generalmente tendrás que esperar.

El problema es la incertidumbre o el deseo de saber hacia dónde vamos. Es como el niño que pregunta cien veces a papá: – «¿Ya vamos a llegar?- Papá Sonríe y contesta: “…pronto, falta poco”. Tenga en mente esto, Él siempre nos lleva al destino, espera un poco más. Este tiempo de silencio y pausa no lo veas como un tiempo patético y cruel, o con resignación fatalista y pánico. Sigue con las tareas asignadas, tendrás resultados y conclusiones. Sigue caminando, deja de ver el reloj, ten fe y marcha.

Considera estos tres elementos:

  1. Indispensable. Hay respuestas que necesitan tiempo.
  2. Complicaciones. Las acciones precipitadas, te costarán más caro.
  3. Fruto. Hay  metas y propósitos en formación.

Santiago 5.11 dice: “Habéis oído de la paciencia de Job,  y habéis visto el fin del Señor…”.

Recuerda este principio: “Paciencia espera tu recompensa”

Escribe a hola@carlosnavas.org

Carlos Navas - Movimiento AVIVADORES

3 Comments

  • Necesito consejeria para poder lograr la tolerancia y paciencia y saber esperar en DIOS

  • En estos momentos de espera. Estos temas conforman mi alma. Y aprender a esperar en el tiempo de Dios. Bendiciones Pastor desde España. Un saludo.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *