Primero Consulte al Señor… luego Obedézcalo.

¿Qué hará cuando la voluntad de Dios no concuerda con la suya?