G5-EN LA RUTA DE UNA DECISIÓN – Parte 1.

¿Qué dice la Biblia acerca de elegir gobernantes?…

¿Cómo debería decidir un cristiano para votar?… ¿A quién debería darle su apoyo?… ¿A quién no debería darle  su apoyo?…. para participar en un proceso de elecciones debemos estructurar una decisión, así debe ser pues no es una decisión tomada con ligereza y fundamentada en frivolidades. Sabemos que aportar ese voto es involucrarnos en el plan de Dios para las naciones, por lo tanto, debemos hacer serias consideraciones para tomar la decisión correcta, sobretodo, alineada con el plan de Dios.

Según una estadística publicada por el grupo Barna,el7% de los cristianos entre 18 a 35 años toma decisiones morales basados en la Biblia. Arriba de los 35 años sube a un 18%. Entonces el resto, que son la mayoría, ¿En qué basa sus decisiones?… en sentimientos y beneficios personales.

La campaña política.

Datos como los anteriores nos hacen reflexionar acerca del nivel de influencia que las campañas políticas ejercen en los cristianos para tomar su decisión en el momento de votar. ¿Qué tipo de valoraciones y percepciones generan en el cristianos los contenidos de esas campañas?. Para una persona que está fundamentando su decisión en sentimientos y beneficios personales, considerando que las campañas políticas en la mayoría de casos están enfocadas en ese sentido y no en propuestas, tales campañas se convierten en una influencia letal, ese cristiano será vulnerable. Los sentimientos y beneficios personales tienen su lugar, pero como personas con valores bíblicos en este tipo de decisiones se espera más. Si consideramos el tipo de decisiones que tomaron los profetas en el Antiguo Testamento, Jesús o los discípulos en el Nuevo Testamento, sin dudar debemos reconocer que no estaban fundamentadas en sentimientos y beneficios personales, de haber sido así, no hubieran hecho lo que hicieron, para ellos todo se trataba del plan de Dios y no de una agenda personal, simplemente obedecieron y colaboraron con un plan superior y pagaron el precio.

Debemos instruir al pueblo de Dios en parámetros relevantes para decisiones efectivas. Participar en un proceso de elecciones es serio y vital, lo es desde la óptica de Dios, por lo tanto, el pueblo de Dios debe tomarlo con responsabilidad.

Consideremos algunas aspectos para esa decisión:

  1. Conscientes de los tiempos –

“Hagan todo esto estando conscientes del tiempo en que vivimos. Ya es hora de que despierten del sueño…”  Rom. 13.11.

¿Conscientes de los tiempos?… ¿lo estamos?… el pueblo de Dios no debe perder de vista el contexto al que hemos sido llamados a impactar. Algunas ideas, pensamientos, filosofías que antes las veíamos lejos, ahora están más cerca o ya están con nosotros. Mientras divagamos en nuestras practicas litúrgicas y planes, perdimos de vista el escenario y de repente, aparecieron frente a nosotros temas de los cuales solo oíamos de sus debates en las lejanías.

En los albores de una votación, si usted va a emitir el sufragio no pierda de vista el escenario de los tiempos, de lo contrario fallaremos, recuerde que su voto le dará a alguien la capacidad de decidir por la vida de personas, familias, finanzas, estilos de vida, etc.

Consideremos algunos aspectos relevantes del momento histórico que vivimos:

  • Pandemia por el Covid 19. Esto implica una gran capacidad de gestión, decisiones financieras importantes, capacidad administrativa y estratégica, es un tiempo de mucha vulnerabilidad y se necesitará un liderazgo nacional con mucha capacidad.
  • La cultura Posmoderna. El tiempo que vivimos tiene sus propias características, establecidas por las tendencias, modas, intereses, artes, filosofías, etc. de una u otra manera estamos influenciados por esas condiciones propias de las sociedad, considere entre las más relevantes:
  • Prevalencia de la relatividad. No existen los absolutos. Las verdades son relativas y dependen de la perspectiva de cada quien, lo que significa que los valores también. Temas como aborto, el concepto de familia, fe, entre otros, se estremecen ante esa relatividad. Valga mencionar que para un cristiano no hay verdades relativas, la Biblia nos marca la línea entre lo correcto y lo incorrecto, la verdad o la mentira.

Llegamos hasta acá por ahora, seguimos en el siguiente episodio con más información que nos ayude a estar conscientes de los tiempos y tomar la decisión mejor fundamentada a la hora de votar.

Carlos Navas - Movimiento AVIVADORES

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *