Dale tu mejor respuesta.

Cuando Dios te habla es porque espera de ti la mejor respuesta