Se busca gente de guerra.

“Entonces Moisés le ordenó a Josué: ‘Escoge algunos de nuestros hombres y sal a combatir a los amalecitas…’ Exodo 17.9

Habían pasado unos cuantos días desde la libertad. Nuevos sueños y expectativas se perfilaban para los días que venían por delante. Aún saboreando la victoria del Mar Rojo una nueva alarma se activó en el campamento, tenía nombre: Amalecitas.

No había suficiente tiempo para entrenamiento de guerra, aún había demasiado aroma a esclavitud en las ropas judías. No eran soldados intrépidos, era muy pronto para hablar de héroes de guerra, en realidad solo habían  ex esclavos del difunto faraón. El campo de guerra no era su área fuerte porque los esclavos no pelean, solo trabajan, se someten y obedecen. Pero había una alarma y tenía nombre: Amalecitas.

Moisés respiró profundo y su comandante más capaz, o quizá el único, estaba a su lado. Con voz firme y extremadamente seria le dio una orden: “Escoge algunos de nuestros hombres y sal a combatir”…¿Parafraseamos?… “Busca gente de guerra”, Josué suspiró y salió a buscar un ejército. 

Esta semana se trata de eso, de ser gente de guerra. A los Amalecitas había que enfrentrarlos, y a los enemigos se les enfrenta con guerreros. Se necesitan padres que peleen por sus hijos, esposas peleando por su esposo, esposos por su esposa, cristianos peleando por las naciones. En las iglesias se necesita gente de guerra peleando por las familias, por sanidades, por provisión, por naciones. Se busca gente de guerra, fuerte, firme, vigorosa, pero no para una pelea convencional u ordinaria, es una guerra espiritual, y extraordinaria, con armas espirituales y un espíritu audaz.

Las probabilidades de que Israel le ganara a los Amalecitas eran nulas… a penas venían saliendo de Egipto, no había mucho recurso ni capacidad… pero ganaron. No te rindas, respira profundo porque vas hacia el campo de guerra. Si las probabilidades en la tierra no te favorecen, entonces las probabilidades en el cielo serán favorables, cuando somos débiles Él es infinitamente fuerte. Israel no parecia que fuera a ganar y ganó, a pesar de que todo luce sin ruta, sin salida, sin probabilidades, no te rindas sal a pelear, manten tu actitud de fe, confía en el Señor y pelea haciendo tu mejor esfuerzo.

Se busca gente de guerra, hazlo, pelea, confía, levántante y pelea un round más, confía en el Espíritu Santo y verás maravillas. Te veo en el campo de guerra.

“Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos”. Zacarías 4.6.

Carlos Navas - Movimiento AVIVADORES

1 Comment

  • Pastor Carlos Navas
    Soy católico, “una nueva generación”
    Estoy muy agradecido con Dios por usarlo a usted como un instrumento para bendecir mi vida y la vida de muchas personas, que Dios le bendiga cada día al máximo “Shalom”

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *