21. La bella, la bestia y el rey. Parte 1.

Seguro conoce el cuento clásico de la bella y la bestia. Pues en la Biblia tenemos una versión más o menos parecida, aunque basada en hechos reales. Está en el 1º. Libro de Samuel capítulo 25, es la historia de Abigail (la bella), Nabal (la bestia), y David (casi Rey de Israel).

Nabal era un hombre tosco y grosero, insolente, de mal comportamiento, mal educado, reactivo, arrogante, y bueno, su nombre lo dice todo, Nabal significa: “necio”.

David quien aún no era rey pero estaba camino a hacerlo, le pidió ayuda a Nabal. Su petición fue alimento para sus soldados, quienes habían protegido a los trabajadores de Nabal en varias ocasiones mientras estaban en los campos. Nabal respondió con groserías y menosprecio, y obviamente no le dio nada a David. El futuro rey se enojó y cuando estaba por salir a matar a Nabal, la bella de la historia (Abigail) entra en la escena para salvar a su esposo, y esa parte quedará para el siguiente episodio. Nabal finalmente murió de una cólera, su corazón literalmente explotó por una noticia que lo enfureció y murió de manera triste y miserable a causa de su terrible temperamento.

Mal humor, irritabilidad, groserías, explosiones de ira, esos comportamientos y otros similares son tóxicos para ti y para los que te rodean, al final destruyen de una manera u otra te destruyen. La Biblia nos presenta a Jesús como el Príncipe de paz, acércate a Él y deja que te guíe a una vida llena de paz y control.

“Les dejo un regalo: paz en la mente y en el corazón. Y la paz que yo doy es un regalo que el mundo no puede dar. Así que no se angustien ni tengan miedo”.

 Juan 14.27 – Nueva Traducción Viviente.

Carlos Navas - Movimiento AVIVADORES

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *