25. De Dios proviene la VIDA.

Deuteronomio 8:3 NVI dice:

«… pero luego te alimentó con maná, comida que ni tú ni tus antepasados habían conocido, con lo que te enseñó que no sólo de pan vive el hombre, sino de todo lo que sale de la boca del Señor.» 

No vivimos solo de lo tangible, del obvio alimento material, en realidad vivimos de la provisión de Dios, Él es nuestro proveedor, Él provee todo, cuando usted y yo entendemos eso nos damos cuenta que todo proviene de Dios, Él es nuestra fuente integral de vida. Por la fe sabemos que Dios proveerá cada día para lo que necesitamos para estar plenos, vivimos de lo que proviene de Dios. Esa provisión que usted tiene fruto de su esfuerzo es parte de lo que Dios le da y le dará por la fe, él proveerá. Aprendemos que no confiamos en lo que nosotros producimos, sino en lo que Dios nos envía cada día simplemente por la fe. No vivimos del pan que producimos, sino del pan que Dios nos envía por nuestro esfuerzo pero fruto de su misericordia. No sólo de pan vive el hombre, vivimos de la misericordia de Dios que no nos abandona y enviará la provisión, si… la provisión llegará.

Si enfrenta la escasez o la incertidumbre financiera, recuerde que vivimos de todo lo que sale de la presencia de Dios. Si tiene abundancia y riqueza, recuerde que vivimos de todo lo que sale de la presencia de Dios. El punto es que Dios sustenta nuestra vida plenamente, integralmente, vivimos de lo que proviene de Dios, eso será suficiente.

El Señor es la fuente de nuestra vida, Él provee todo, lo material es una parte de eso, pero de Él proviene todo lo que sustenta la vida del ser humano más allá del alimento material: la esperanza, la fortaleza, el amor, la paz, la creatividad, la productividad, vivimos de todo lo que sale de su presencia. 

Carlos Navas - Movimiento AVIVADORES

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *